La brecha de género es una cuestión crucial para el mundo empresarial. En Argentina cinco de cada diez mujeres participan de la fuerza laboral a diferencia de los hombres donde la participación es siete de cada diez.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) celebró su centenario, en coincidencia con los 50 años de la oficina instalada en nuestro país. En este marco, se realizó un acto junto a representantes del Gobierno Nacional, el sector sindical y el empresarial, que tuvo como objetivo avanzar en una agenda “transformadora y mensurable” para la igualdad de género en Argentina. Según los discursos desarrollados en esta reunión, los lineamientos están dirigidos a que los líderes y decisores políticos asuman su rol como agentes de cambio, haciendo lo necesario para transformar las estructuras injustas y que impulsen medidas para asegurar la igualdad de género. Al respecto, Pedro Américo Furtado de Oliveira, director de la OIT en Argentina, dijo: “En el país del ‘Nunca Más’, en el país del ‘Ni Una Menos’, los argentinos y las argentinas merecen un futuro de trabajo con equidad de derechos y oportunidades”. “Así como cien años atrás se buscaba reglamentar la jornada laboral de ocho horas, hoy, asegurar la igualdad de género en el mundo del trabajo es un tema fundamental”, agregó. En este contexto, vale recordar que de cara a la 108ª Conferencia Internacional del Trabajo, que se celebrará en Ginebra, Suiza, del 10 al 21 de junio, la OIT inició un proceso para establecer una nueva normativa internacional, a través de un convenio vinculante y una serie de recomendaciones, que tienen como objetivo ayudar a los gobiernos a hacer frente a la violencia y el acoso laboral. Puntualmente, para la entidad mundial, además de abogar por la igualdad, también es necesario que los trabajadores tengan protección ante conductas y lenguajes ofensivos relacionados con el género, la orientación sexual, la raza, la religión, la discapacidad o el estado de salud.

Avances en nuestro país

Según afirmaron desde la OIT, en los últimos años Argentina ha evidenciado pasos significativos en estos terrenos. Claros ejemplos de esto pueden ser la conformación de una Comisión Tripartita para la Igualdad de Oportunidades, el protocolo de actuación sobre violencia laboral, la Certificación para la Igualdad de Género y diversas leyes nacionales y provinciales sobre la materia. “Vale la pena detenerse en las recomendaciones que brinda el informe de la OIT sobre el Futuro del Trabajo”, sostuvo Furtado de Oliveira, en referencia al primer eje del documento, que convoca a incrementar la inversión en las capacidades de las personas. Y añadió: “para lograr la igualdad de género debemos aplicar un programa transformador y mensurable con políticas salariales transparentes e incentivos para que las empresas asuman compromisos y metas concretos”.

En esa línea, el representante en el país de la agencia más antigua de las Naciones Unidas explicó que, actualmente, la perspectiva de género atraviesa de manera transversal todas las líneas de acción de la OIT, que recientemente publicó el informe Un paso decisivo hacia la igualdad de género: en pos de un mejor futuro del trabajo para todos. “A menos que se cambie la trayectoria actual, es decir que se tomen decisiones de política que consideren la igualdad de género como una cuestión central, la situación probablemente siga deteriorándose a medida que el trabajo continúa fragmentándose ante la perspectiva de un futuro incierto”, señala el informe.

Las brechas de género en Argentina

Las desigualdades entre varones y mujeres todavía persisten en el mundo del trabajo en Argentina. El desigual reparto de las tareas del cuidado, la participación en el empleo, la segregación ocupacional, la brecha salarial, y el acceso a puestos jerárquicos son algunos de los factores que marcan ese desequilibrio. Del total de personas en edad de trabajar, siete de cada 10 varones participan de la fuerza laboral, mientras que sólo cinco de cada 10 mujeres lo hacen. Además, para ellas es más difícil conseguir empleo: las cifras contrastan un 44 % de mujeres ocupadas versus un 64 % de varones. Además, en el país las mujeres son quienes llevan a cabo la mayor parte de las tareas del cuidado y del hogar. Esta desigualdad en la distribución de las tareas afecta a la inserción laboral. Otro dato preocupante es que en muchas ocasiones este trabajo es llevado a cabo por niñas. Específicamente, los últimos datos afirmaron que el 5,6% de las chicas de cinco a 15 años en nuestro país dedican 10 horas o más a tareas domésticas, algo que podría ser considerado como un determinante en la trayectoria laboral de estas niñas, considerando que las tareas del cuidado les restan tiempo para poder asistir a la escuela y las priva de formarse para poder desarrollar otras actividades.

Por otra parte, la informalidad afecta en mayor medida a las mujeres, con una tasa de empleo no registrado del 37 %, comparada con 32 % para los varones. Los estereotipos de género son otro aspecto relevante, debido a que contribuyen a encasillar a las mujeres en determinados roles. Por caso, las ocupaciones del cuidado, como trabajo doméstico, educación y los servicios de salud son las actividades con mayor presencia de mujeres.

De acuerdo con los datos aportados por la OIT Argentina, la segregación ocupacional alimenta la brecha salarial. Las mujeres ganan un 25% menos que los varones y tienen menor presencia en los puestos jerárquicos: en el sector privado, un 64% de los varones accede a posiciones de mayor jerarquía, casi dos veces más que las mujeres (36%). En el sector público, por caso, las mujeres siguen siendo una minoría en el Congreso Nacional a pesar de que la ley nacional de Cupo Femenino lleva 25 años de vigencia. El impacto de estas diferencias se ve durante la trayectoria laboral, pero también después: en las pensiones por jubilación, la tasa de cobertura previsional para las mujeres es del 88,4%, que contrasta con el 91,5% de los varones. En este contexto, Furtado de Oliveira remarcó que “para lograr un futuro del trabajo con justicia social es necesario garantizar la igualdad de género, algo que lograremos con medidas concretas y una agenda transformadora que, además de leyes y normas, promueva también una transformación cultural, un cambio de actitud que muchas veces puede ser el principal desafío”.

 

Conectando Líderes Mujeres Rosario

Adril presenta en Rosario el evento Conectando Líderes Mujeres organizado por Bayton que se llevará adelante el viernes 17 de mayo en RosTower Rosario.
El mismo será un espacio de debate y reflexión sobre el rol de la mujer en el mundo del empleo.
Confirmar asistencia AQUI

Bayton ConectandoLideresMujeresRosario

 

 


Fuente noticia: www.eldiariodemadryn.com
Fuente original: OIT Argentina
facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail