El mercado laboral de la región parece haber atravesado el temporal de 2014 aguantando los puestos de trabajo y sin grandes conflictos colectivos. Así lo señaló el director de Relaciones Laborales del Ministerio de Trabajo de la provincia, Mario Gaggioli, quien avizoró un panorama similar para este año.

“Pasó un año muy difícil en materia económica pero los problemas que se fueron presentando se paliaron con soluciones provisorias, sea a través créditos horarios o pagos compensatorios; siempre con el norte puesto en mantener el ingreso y la fuente de trabajo”, señaló.

El funcionario fue uno de los panelistas invitados a las jornadas sobre perspectivas laborales organizadas por la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral y la Asociación de Dirigentes de Relaciones Industriales del Litoral (Adril).

Coordinadas por Silvia Catañy y Miguel Angel Degano, las jornadas contaron también con las exposiciones del secretario general del gremio de los mecánicos (Smata) en Rosario, Marcelo Barros; María de los Angeles Milici, de Milicic Construcciones, y Silvia Peretti, directora de recursos humanos de Ternium Siderar.

El impacto de la situación económica en el mercado laboral y en las relaciones laborales capturó la atención. El dirigente del gremio que representa a los trabajadores de la industria automotriz hizo un recorrido por la historia reciente de una de las industrias que más sintió el impacto macroeconómico. “Hace un año y medio estábamos en una situación muy buena, luego empezaron las dificultades para que las automotrices importaran autos de alta gama y problemas de demanda en Brasil, hacia donde va el grueso de la producción”, describió Barros.

Pero señaló que el sector automotor “está saliendo a flote”, debido a que todas las fábricas están por lanzar modelos nuevos en 2016.

En la planta de General Motors, en Alvear, se suman los proyectos en marcha para lanzar al mercado un nuevo modelo de alta gama y comenzar a fabricar los motores de aluminio de última generación. Barros indicó que en el último semestre hubo cuatro en los que se trabajó con horas extra. “Si Brasil no se complica más, estamos cubiertos hasta fin de año”, dijo.

Derrotero. Desde una perspectiva más general, Gaggioli recordó que 2014 arrancó en la región con una situación complicada en el sector frigorífico, que “se fue piloteando con el Repro y la garantía horaria”. Luego, la presión se trasladó a la industria metalúrgica.

El director de Relaciones Laborales de la provincia explicó que no tenía cifras precisas pero estimó que en 2014 hubo “entre 40 ó 50 procedimientos preventivos de crisis” durante el año pasado. Y dijo que ese número es similar al 2013 y al que se espera para este año.

“El mapa laboral de la región acompañó fielmente todos los movimientos de la economía, con mayor presión sobre el empleo en las ramas en las que cayó la actividad”, señaló y consideró que pese a un contexto áspero en materia económica, “es importante que se hayan mantenido las fuentes de trabajo”. Aunque se mostró preocupado por la desaceleración en la creación de nuevos puestos.

Para este año consideró que los sectores frigorífico, metalmecánico y automotriz concentran la atención de las autoridades laborales, como todos los sectores que están sometidos a la presión propia de la administración del comercio exterior. “Los problemas de importación y exportación tienen afectaciones en la actividad”, indicó.

Por caso, el secretario general del Smata aprovechó el foro empresario para expresar su opinión a favor de que el gobierno modifique el impuesto a los autos de alta gama “para que les permita a las automotrices completar su cartera de ventas trayendo más vehículos de afuera”.

Paritaria. Respecto de las perspectivas salariales, Gaggioli estimó que la pauta salarial acordada en las paritarias entre el gobierno provincial y los gremios estatales, del 31% promedio, guiarán las negociaciones del sector privado. Barros estimó que los incrementos promedio serán del orden del 35%.

austral

facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail