De acuerdo a un estudio de clima empresarial, los líderes consideran a la baja en la demanda el mayor obstáculo para el crecimiento.

Tres de cada diez CEO en la Argentina estima que incrementará este año su dotación de personal, y casi un 60% espera mantener estable su plantilla actual.

Solo un 12% de los líderes argentinos consultados en una reciente encuesta afirmaron que este año recortarán puestos de empleo.

Los datos se desprenden del Índice de Clima Empresarial (ICE) que anualmente desarrollan la organización LIDE y la consultora IBOPE, y que también detectó que la confianza en el actual entorno para los negocios prácticamente se duplicó en el primer trimestre de este año respecto de los últimos tres meses de 2015.

El ICE se posicionó en el período entre enero y marzo de este año en 6.23 sobre 10. Demuestra un crecimiento de 80% respecto de diciembre 2015, cuando fue de 3.46.

Es el índice más alto de los últimos tres años, momento en el que LIDE comenzó a conducir esta medición entre empresarios locales que, entre otros requisitos, deben pertenecer a firmas que facturen más de u$s100 millones anuales o tener ventas globales por u$s300 millones en caso de las filiales de multinacionales.

“En esta 13° edición, el índice nos muestra un pico muy alto de confianza y optimismo por parte de los empresarios. La encuesta se realizó durante los primeros meses de la gestión de Mauricio Macri, por lo que las respuestas podrían estar relacionadas con una serie de cambios en política económica y social aplicados por el nuevo gobierno”, explicó Rodolfo de Felipe, Presidente de LIDE Argentina.

Esto quiere decir que casi 7 de cada 10 empresarios consultados por LIDE creen que la situación actual de los negocios está mejor o igual que el año pasado.

Más aún, por primera los empresarios que piensan que sus negocios están mejor que en el trimestre anterior (40%) supera a los piensan que están peor (28%).

Desde LIDE destacaron que si bien la variable “previsión de empleos” (directos e indirectos) tuvo un mejora, fue la que más neutra se mantuvo respecto a la medición anterior, ya que aumentó tanto la cantidad de empresarios que estiman contratar personal (de 23% al 30%), como así también los que piensan despedir (de 8% a 12%).

En cuanto a los ingresos, los líderes empresariales también se mostraron optimistas. Más de la mitad de los consultados (51%) opinó que serán mejores respecto del año anterior.

Asimismo, la mayoría de los CEO coincidieron en destacar la eficiencia del actual gobierno nacional (7,27 sobre 10) y provincial (6,51 sobre 10).

Esto significa que con el recambio de autoridades, la percepción positiva de la gestión aumentó un 480% y 230% respectivamente, en comparación con el último trimestre de 2015.

Obstáculos
Pese a este optimismo comienzan a emerger las primeras preocupaciones de los titulares de empresa respecto del futuro de los negocios.

Del análisis de los factores que impiden el crecimiento de las empresas, por primera vez, el “nivel de la demanda” pasó a ser la variable más importante, mencionada por el 38% de los encuestados.

Le siguieron en la medición, las cargas tributarias y el escenario político, con 24% cada ítem, aunque el mayor declive lo mostró la variable “política”, que sufrió una disminución de casi el 60% en la cantidad de menciones de parte de los CEO.

Por último, la tasa de interés sigue sin ser gravitante en la medición de los obstáculos que encuentran los hombres de negocios, ya que sólo el 5% opina que es un factor que impide crecer.

 

Fuente: iprofesional.com

facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail